NeuropolÍtica

     

    La Neuropolítica es una vanguardista fusión entre Comunicación Política y Neurociencia. Su objetivo es conocer en profundidad el impacto cognitivo, emocional e inconsciente (neurofisiológico) que un mensaje político, en cualquiera de sus formatos, genera en la mente de los ciudadanos.
    Para ello se utiliza tecnología de vanguardia para monitorear cerebro, corazón, ojos, piel respecto a un mensaje político.

     

    Mediante NEUROPOLITICA se puede:

     

    • Hacer el diseño y realización de campañas de propaganda electoral o comunicación gubernamental a partir de la investigación de los datos de la Neuropolítica.


    • Conocer cuáles son las principales necesidades cognitivas, afectivas, sociales y políticas que experimenta un segmento poblacional, así como el tipo de apelaciones y contenidos con las que experimentarán un sentimiento de satisfacción.


    • Distinguir el tipo de respuestas visuales, auditivas, olfativas y táctiles que produce un spot de televisión segundo a segundo. Información indispensable para conocer las emociones, nivel de agrado y aceptación de una campaña de comunicación, candidato o funcionario político.


    • Medir el impacto que una campaña negativa ha tenido en la mente y emociones de los ciudadanos.


    • Conocer las reacciones que producen en los ciudadanos las campañas emitidas por otros actores políticos. Sus aciertos, fortalezas, errores y debilidades.


    • Identificar las palabras, conceptos y mensajes que capturan en mayor grado la atención de los espectadores en piezas publicitarias impresas y audiovisuales.


    • Rastrear la manera en que la mirada de las personas recorrerá el contenido de una pieza gráfica o audiovisual, al tiempo en que se conoce qué tipo de emoción o asociación inconsciente produce en los observadores.


    • Conocer el nivel de actividad emocional que un spot publicitario, discurso o pieza gráfica produce en los observadores. En el entendido de que, a mayor nivel de actividad emocional, mayores serán también los niveles de reconocimiento, atención y recordación que conseguirá una campaña de comunicación política.